jueves, 2 de abril de 2020

John Dwyer rinde tributo al genial Michael Yonkers con su proyecto Damaged Bug

LLegué a Michael Yonkers tarde, pero al menos llegué... Otros no tendrán esa suerte, y es que que se te puedan quedar cosas como estas por el "camino" es lo que hace que sea un perenne "insatisfecho", que al cabo de treinta segundos de haberte dado de bruces con algo que te levanta la tapa de los sesos estés buscando ese "triple salto mortal con tirabuzón" que lo superé, y que tarde o temprano terminas encontrando tan solo para darte cuenta de que siempre hay alguien que es capaz de saltar aún desde mas alto...

Su fabuloso, psicodélico, y mas aún psicótico "Microminiature Love" como Michael Yonkers Band, fue el primero de sus discos con los que me encontré hace ya algunos años en mis manos... ¡Vaya ida de pinza! Gloriosa, cacharrística y parca como el salpicadero de un seiscientos, y la vez bizarra y sobrepasada hasta el mas puro "frikismo", para la que para poder estar preparado a parte de tener que tirar de entrenamiento, siempre necesario y mas en el submundo, necesitas de un porcentaje de esa siempre injusta y jodida genética,  si es quieres encontrarle ese "feeling" especial, algo que si consigues solo tiene camino de ida, por mucho que desees de cualquier modo encontrar el de vuelta, y que para asimilar y disfrutar en su justa medida, que no hablo de llegar a entender, debes situarlo en su época y entorno, y es que aunque editado en 2013 por la Sub-Pop, este disco fue grabado y programado para su lanzamiento por la Sire en 1968, donde su contexto si que hubiera encajado como anillo al dedo,  aunque eso no lo depreció en absoluto, al menos en mi opinión, porque te pongas como te pongas este tipo, tan extraordinario como extravagante, creador de sus propias guitarras y artefactos, que llevo hasta insospechados limites aquel "overdrive" del que fue absoluto pionero su ídolo Link Wray, hasta convertirlo en parte esencial de su sonido, fue capaz de firmar piezas que van desde el mas vil estrambotismo a la mas sencilla genialidad, pero sin que ninguna de ellas deje de merecer la pena.

"Sold America", incluida por Sub-Pop como bonus extra de 6 pistas en su CD de 2013, acompañando los 7 temas iniciales del vinilo original, es una demostración de lo bueno que puede llegar a ser este tipo, y de como, y menos aún en su lírica, a pesar del mas del medio siglo que ha pasado desde su concepción primigenia, las cosas parecen no haber cambiado nada en este mundo... Y menos inmerso en estos días extraños que nos ha tocado vivir. Una pieza genial, como todo el disco profusamente "folky", absolutamente demencial, que tengo trillada hasta la saciedad y que me dejo ayer boquiabierto cuando vi que otro "figura" de nuestro tiempo como es el líder la Oh Sees, John Dwyer, había escogido como single del nuevo álbum de su proyecto en solitario Damaged Bug, que con el nombre de "Bug on Yonkers" rinde tributo al empírico músico de Minneapolis... ¡Venga yaaaaa! pensé a bote pronto, llevo 20 días de cuarentena como para poder creerme a estas alturas que este mundo puede llegar a ser tan perfecto... Pero sabéis que, que ahí esta... Y sabéis lo mejor, que es una gran versión. Muy a lo suyo, como debe ser, y para hacer lo mismo no hagas una versión, si no un puto tributo, pero realmente "potable", poderosa y lisérgica.


Menos solitario que nunca, en esta formación que el vende como "unipersonal", como si no hiciera siempre lo que le sale de las narices, y acompañado de su divina y perpetua Brigid Dawson, junto al actual teclista de su buque insignia, los Oh Sees, Tom Dolas, y con otro habitual como Nick Dwason, el bueno del Dwyer editará oficialmente el 24 de abril a través del sello del que también es participe, la Castle Face Records, esta autentica filigrana que para mi cumple dos cometidos, y probablemente el segundo me parezca mas loable que el primero... Para empezar disfrutar de otro de los alardes electro-psicotronicos del Dwyer, y de paso dar a conocer a un público mas amplio las virtudes y desvaríos del granderrimo Michael Yonkers.

Leer más...

Deadwulfs, la banda sevillana que nunca nos cansaremos de recomendaros!


Cuando a comienzos del año pasado, alertados por el buen criterio de nuestro amigo Rey Fernández, os instábamos a estar ojo avizor con la sevillana Deadwulfs, soberbia banda de auténticos pipiolos, descriptivo sustantivo este de peyorativo significado, usado sin remilgo por nuestra parte con el mayor desprecio posible, promovido sin duda por la mayor de nuestras mas insanas envidias, ante el asombro que nos provoca el desparpajo y la calidad practicada por unos jovencísimos mozalbetes, cuya edad no nos parece propia de alguien capaz de hacer unos temas tan insanamente rotundos y fabulosos... Nunca, ni a pesar de estos preliminares imaginábamos que este trío hispalense iba a ser capaz de crear un tema como " - ", sin duda un escueto título, tan parco como apropiado para nombrar una pista que por calidad y contundencia no necesita de nada mas que ella misma para encumbrarse, siempre claro está le deis al "play".

Si su primer EP de 2017 y su consecutivo álbum debut, "11", de 2018, ambos digitalmente autoeditados, nos parecían mas que prometedores artefactos, muestras de un incipiente pero fehaciente talento que le podría dar un "Zas" en toda la boca a cualquier botarate con 20 años de carrera a sus espaldas, comprobar que la primera muestra del que será su nuevo álbum despliega este intimidante y renegridamente amenazante "ruideo" apocalíptico, presagiador de nada bueno, nos ha dejado estupefactos... Podemos echarle todos los piropos que queramos, sabéis que a vehementes con lo que que nos gusta no nos gana nadie, pero en verdad esto es tan convincente por si mismo que no puede haber nada mejor para elogiar este tema que su propio sonido.

Foto de su bolo en el Anunnaki's Club de Aracena
Dicen que hacen post-punk, y por falsa antonomasia hemos visto en algún lado al hablar de ellos hacer referencias a bandas como Wire (Esta puta costumbre de decir post-punk y que automáticamente se compare a cualquier banda con Wire, por buenos que hayan sido los británicos, hay que quitársela... Y eso os aseguro que es algo que pasa aquí, en el mundo entero y parte del extranjero) si bien ese genero, como siempre solemos comentar, es tan "cajón desastre" que admite todo lo que quieras echarle en su interior, y de hecho también hemos visto hablar de Joy División... Mmmm si, tal vez de lejos y quitándote las gafas, quizás en algún momento la guitarra pueda expeler esas fastuosas notas largas y sueltas que adornaban los temas mas zainos de los mancunianos, y puede ser que como ellos mismos dicen hasta tengan algo de Nick Cave, al que han versionado en alguna ocasión, aunque propulsado por la violencia contenida de unos temas que soterradamente amedrentan, quizás sería mejor hablar de la Birthday Party aunque no vayan por ahí sus fueros... Si bien llegados a este punto, ese acampanado tañido desprendido por su guitarra y esas voces a coro lo que realmente me traen es el hedor de los fundamentos básicos de una formación mucha mas reciente y fabulosa, que ellos probablemente ni conozcan, como es la tejana Spray Paint, aunque sin obviar evidentes ramalazos del "noise" mas agreste, al final también se nos distancien de ellos, porque también pudiera ser que con lo sagrada que es para nosotros la formación de Austin, quizás sin quererlo también "se nos vea el plumero" y "la cabra tire al monte..."


Sea como sea lo de este grupo nos parece demasiado ganso y gordo como para que aún permanezca tan en la inopia, así que por nuestra parte, y teniendo presente que esto no va a servir de mucho, que sepáis que a nosotros se nos va a caer la boca recomendándolos, y ahora no es el momento, por supuesto, pero desde luego que nosotros vamos a hacer todo lo posible para montarles uno de nuestros Tremendo Garaje Freak Show lo antes que sea posible, porque aunque lo digamos a menudo, nunca fue mas cierto que lo de esta banda "no se ve todos los días".
Leer más...

martes, 31 de marzo de 2020

Ty Segall versiona a Nilsson desde casa en su "Segall Smeagol"


Lo teníamos claro... Si alguien, podía e iba a hacer algo aprovechando el confinamiento mundial, ese era nuestro rubiales californiano favorito Ty Segall, culo inquieto donde los haya, que aprovechando el obligado parón en su demencial y siempre apretada agenda de conciertos, algo que por otro lado como bien sabéis no le impide editar un buen manojo de discos al año, se saca de la manga una impecable media docena de pistas en las que versiona, haciéndolas totalmente suyas y por la patilla, sus temas favoritos del granderrimo "Nilsson Scnimilsson" de 1971, sin duda no se si el mejor, pero si el mas popular disco de Harry Nilsson, donde incluye temas como el archiconocido "Coconut", al que de Laguna Beach ha sabido mantenerle su sugerente y lascivo tono original, sin dejar de imprimirle su personalísimo sello, o la que por mas comercial no deja de ser nuestra pieza favorita de Nilsson, "Gotta Get Up", que ahora rezuma pedal y glam por un tubo, sin dejar de sonar tremenda, y por supuesto también encontrareis incluida una de sus habituales idas de pinza aprovechando los de por si desvaríos originales del "Jump into the Fire".

Sonido rotundo y bien empacado, algo que no nos extraña y era de esperar para un multiinstrumentista que le pega a todos los palos, y que lleva currándose la gran mayoría de sus ingente plétora de largos absolutamente solo en casa, método que por otro lado utiliza desde hace mas de 12 años, y que ahora en esta forzada cuarentena no deja de ser su "modus operandi" habitual... El resultado, puro y fuzzeado Segall:

"I wanted to cover Nilsson Schmilsson for years, so I used the opportunity of being at home to cover my favorite cuts from the record. So here it is free on Bandcamp - "Segall Smeagol" LOVE TO EVERYONE"


Leer más...

domingo, 29 de marzo de 2020

The Snogs - "Charmless". Delicioso y escueto LoFi Pop para unos días extraños


"¿Recordáis los días de verano? Esas tardes libres sin rumbo fijo con los amigos bajo el sol... Pasar la noche en una tienda de campaña que tus padres te montaron en el patio trasero... Bajar al arroyo para atrapar renacuajos con tu amor de verano... El helado, la gaseosa y no tener responsabilidades... Pues imagina que hay un "producto" que es capaz de encarnar cada uno de esos sentimientos idílicos del pasado..."
Con este hermoso y lindo texto nos vende nuestro sello de referencia en San Francisco, la Discontinuous Innovation Inc, el que es nuevo álbum de The Snogs, una trío asentado en Santa Cruz, en la soleada California, que con la candidez y la dulce hermosura "naif" de sus imprescindibles canciones, efectivamente puede ser que nos recuerde a todas esas cosas bonitas que nos menciona su sello, y que no yendo mucho mas allá con temas a dúo tan sumamente preciosos y almibarados como "Couple of Sleepyheads" nos pueda llegar hasta a embelesar, al igual que ante la obvia cadencia y estilo practicados en pistas como la que abren este disco, "Red Wheelbarrow", o la mínima percusión, el escueto rasgueo de dos acordes de guitarra, y una voz cuyo tono puede parecernos que ha sido incluso deliberadamente forzado para parecerse irremediablemente al de nuestro héroe Calvin Johnson, como en el caso de "Let's Do", pueda llegar a rememorarnos, o mejor dicho, te pongas como te pongas indefectiblemente lo hace, a nuestros encumbrados y por siempre favoritos Beat Happening.
Lo cierto es que llegados a este punto, sinceramente hemos amado y amamos demasiado a la banda de Olympia, como para poder obviar algo así, porque además es algo que nos pasa en casi todos los temas en el que intervine la voz masculina de esta banda, que comparte, aunque rara vez en un mismo tema, capitanía con la de una deliciosa voz femenina, que en este caso y quizás mas que otra cosa por asimilación pueda llegar a convertirse en su particular "Heather Lewis", salvo porque en estos casos existe un cambio estilístico, en unos temas que ya dejan de tener el mismo tono, para transportarnos hasta el otro lado del charco, Oxford, y traernos hasta la memoria aquel jangle indie-pop cabreado de los fabulosos Heavenly, como nos ocurre en cortes como "Stick Around Awhile", o mas intensamente en un temazo como "Strange", donde la guitarra se vuelve arisca y rasposa, e incluso pasada por pedal, detalle este sin duda que marca muchas de las canciones de este álbum, dándole un empaque mas "agresivo" y enérgico a filigranas como "Tastes Like candy" o esa flipada beligerante que es su "Little Sally Walker", que convierten esta cualidad en seña de identidad e intensidad de una formación que aunque sin duda comparte "modus operandi" con la banda de Washington, ha sabido utilizar aquella mismas armas amparadas en la melodía compuesta a penas casi sin nada, para hacerlas suyas sacándole un partido sin parangón a aquella misma basicidad extrema!
Dejando un tanto atrás, aunque no demasiado, la precariedad sonora de su primer álbum de 2018 "Can´t be bored", en la OJC Recordings, pero aún rebozado en un inherente lo-fi DYI, que nos puede llevar a enmarcarlos tanto en el indie-pop, como en el lazy punk, o cualquier otra etiqueta que se os ocurra para denominar las cosas "bonitas", el trío californiano nos deja ahora este "Charmless", por cierto el tema que le da título al disco tiene hasta cierto deje a los Smiths, que hemos transformado en vídeo para nuestro canal de Youtube para que cuando la reclusión os de la "bajona" como a nosotros podáis evadiros, cerrar los ojos, y pensar en aquel buen día que pasasteis en el campo sin hacer otra cosa que reír con los amigos y beber cerveza... Ains, animo, no queda nada!!!


Leer más...

sábado, 28 de marzo de 2020

DuChamp "Kansas City-1980" La mejor new wave que se haya hecho en el Medio Oeste

De todas las recomendaciones que os hayamos hecho alguna vez... Que en realidad todos nuestras publicaciones lo son, porque solo pretendemos "airear" y compartir con vosotros todo aquello que nos gusta, está probablemente sea una de las que mas nos puede llegar a cundir, porque teniendo como absoluta favorita en nuestras vidas la década que va desde mediados de los 70s a mediado de los 80s, y siendo grandes seguidores sobretodo del punk, pero tanto o mas de géneros como la no-wave y el post-punk de aquella época, el sonido new wave insuflado de groove funkadelico de esta banda de Kansas City llamada DuChamp, de la que hasta ahora no teníamos ni pajolera idea, nos ha reventado la cabeza, entre otras cosas porque injustamente le hemos dedicado mucho mas tiempo a la mas prodiga de las escenas de aquella era, la neoyorquina... Y es que llegar a todo es imposible, aunque nosotros no nos cansemos de intentarlo!

Como buenos perros perdigueros, e incansables arqueólogos del cualquier subsuelo, pero teniendo la querencia que tenemos por el "MidWest", era de esperar que mas temprano que tarde nos diéramos de bruces con el incontestable catalogo de la Alona's Dream Records, de la que recordando, recordando, si que habíamos mencionando alguna vez en esta caso cuando en alguna ocasión hemos hablado de Los Pirañas, porque ellos publicaron su primer 7", "Salvemos nuestro folclor", y es que aunque este pequeño sello de Chicago publica de todo, y todo rematadamente bueno, sobretodo esta especialmente enfocado en recuperar fascinantes hallazgos del pasado que han visto la luz en ese espacio temporal que también es preferido para nosotros, centrándose principalmente en el "underground" del área de Chicago, Illinois y la zona de los grandes lagos, aunque en su repertorio también encontrareis desmesurados hallazgos de bandas como The Only Ones, Stupids o el único single de The Ravens, banda que os sonará de poco, pero que fue donde hizo sus primeros "pinitos" musicales ese granderrimo sinvergüenza, natural de la zona, que fue John Belushi, por entonces prácticamente un adolescente.
En 2018, la modesta pero siempre afinada discográfica chicagüense tiraba de "espabilaburros", y haciendo una encomiable labor de recuperación publicaba "Kansa City - 1980", un compilado, os aseguramos esencial, fascinante y absolutamente goloso desde su primera escucha, que recogía con un gran calidad de sonido masterizado de las cintas originales, las primeras grabaciones formales de este fascinante quinteto creado en un garaje de Independence en 1978 por los hermanos Will, John y Tom Scanlan, junto a sus amiguetes Fred Skellenger y Dave Mink, realizadas en el Estudio Chapman de Kansas City a comienzos de 1980 que posteriormente se convertirían en sus ahora muy difíciles de encontrar únicos tres 7", junto a una terna de temas inéditos hasta ahora que salen de aquellas mismas sesiones, que después de 40 años, en el bendito día de ayer llego por primera vez a nuestros oídos, abriéndonos los sentidos hacia una fantástica New Wave, cargada de un irresistible e irremisible "flow" grovy-disco-funky, de bajo y sintes flipantes, que sinceramente, y a pesar de conocer a grandes artefactos de aquella localizada escena, tanto geográfica como temporalmente, como nuestro siempre favorito Dow Jones y sus Industrials, a nosotros nos ha descubierto un faceta del Medio Oeste que no conocíamos, pero que nos ha vuelto del todo majaretas!
Si con todo esto no tenéis bastante, y por si los nueve cortes originales que componen este largo os dejaban con ganas de oír mas de esta banda, que ya os digo yo que lo harán... Además el sello incluye en su formato CD, en digital, y en una codiciada y limitadísima edición física en cassette totalmente fiel a la original, que solo acompañaba como "bonus" sus primeras 100 copias en vinilo, las 8 pistas que conformaron su primer álbum de 1982, "Change". Toda una pasada que os aseguramos llegan a impresionar y nos parecen incluso mas fabulosas que las recogidas en el vinilo, que aunque nos han costado bastante conseguir también hemos logrado incluir en nuestro vídeo en Youtube para vuestro goce y disfrute, configurando así un edición totalmente esencial, de algo que hace unos días ni conocíamos y sin lo que ahora no podemos vivir!!!

Leer más...