lunes, 31 de julio de 2017

Useless Eaters desaparece en detrimento de unos no menos fabulosos Exit Group!


No nos queda mas remedio que volver a echar mano de uno de nuestros habituales dichos, pero, y aunque suene terriblemente pedante, sobretodo viniendo de unos paletos como nosotros, esto era algo que ya pronosticamos en su día, que tenia que ocurrir, era obvio y al final  "La cabra siempre tira al monte"

Seth Sutton, mucho tiempo sin saber de otro de esos genios de la escena internacional a los que idolatramos, aun mas raro conociendo la prolificidad de este tipo, y por eso y por algún otro rumor que habíamos oído, sospechábamos que esto era inminente, pero ayer, a través de la misma pagina oficial de su colosal "Useless Eaters", el bueno de Seth anunciaba que finiquitaba este fabuloso proyecto, que para nosotros, y después de haberlo visto 3 veces en directo, ha sido una de las mejores bandas en vivo y enlatadas de esta década, eso si, concluía aquel breve anuncio con un alentador "por el momento..." que nos hace tener grandes esperanzas de que esto esta solo aparcado, aunque en contra de la opinión de algún que otro buen amigo, también seguidor de esta imprescindible banda, a nosotros no nos importe mucho, y menos si este desolador hueco que deja va a ser rellenado con un trío con base en Oakland que lleva por nombre Exit Group, en el que participa el desquiciante Kyle Day, creador y participe de los mejores y mas interesantes proyectos de inspiración cacharristicamente post-punkiana, no-wave y del mas interesante synth-punk-noise de la Costa Oeste, como son Dry Erase o los mismísimos Beekeepers, entre otros.


Useless Eaters siempre fue un proyecto en solitario, excepto cuando Sutton se trasladó a California en 2014 buscando el fragor de aquella hirviente escena al rojo vivo, donde se marcó dos álbumes realmente colosales de la mano de ese ojeador letal que es John Dwyer, pero incluso como cuarteto, también tuvo en todo momento el control total de la situación, y aunque "Bleeding Moon", primera de sus referencias de 2014 en la Castle Face, si era descaradamente etiquetable como "punk-garage", rompiendo bastante con los esquemas de sus trabajos anteriores, lo cierto es que su "Relaxing Death" ya volvía descaradamente por los fueros del desarticulado y convulsivo sonido Lo-Fí de los comienzos de su carrera musical allí en Memphis, ciudad donde ha vivido la mayor parte de su vida pero de la que no es nativo al contrario de lo que la mayoría piensa (nació en Mississippi), y a la que llegó proveniente de Alemania, donde su padre fue destinado como miembro de la fuerza aérea, y que escuchando la impronta europea, siempre indeleble en su sonido, de bandas como The Fall, parece haber influenciado su carrera mucho mas lo que el mismo cuenta.

A su llegada a Memphis viviría uno de los momentos mas gloriosos de aquella ciudad, era la Memphis de los Oblivians, de la Goner y la Shangri-La Records y por supuesto del granderrimo Jay Reatard, su primer mentor, con el que giró por primera vez antes de su muerte, y fue responsable de editar su primer single.

Desde muy joven se introdujo en el punk siguiendo a bandas como Ramones y The Clash, e inmerso en la escena local de skate de la mano de su hermano mayor, cuenta el propio Sutton que fue la Goner la que lo introdujo en el "punk-garage" prominente en la zona, pero también la que le dio acceso al blues y el jazz, dándole a Sutton influencias mas variopintas y eclécticas, algo que el fija en un momento muy concreto de su vida, cuando estando con un amigo fumando yerba, este le puso un disco de Sun Ra que le pareció maravilloso, dándose cuenta de que no debía prescindir de ninguna de esas influencias y hacerlas suyas, que el "hardcore" lo limitaba mucho, y descubriendo mucha mayor libertad, algo que también aprendió del propio Jay, tipo que hizo de todo y todo bien, así como a hacer lo que le diera la gana sin pensar "un carajo" en los demás, de hecho hay una frase que se nos quedo marcada de una de las varias entrevista que le hemos leído a este tipo, que siempre nos hizo pensar, y no se si alguna vez os la hemos comentado, cuando Sutton al hablar de Jay cuenta: "El siempre me había dicho que se estaba quedando sin tiempo, que tenia un tiempo limite en su cabeza y que debía hacer tantos discos como pudiera, que nunca le importará lo que pensaran la gente".


Por todo esto que os hemos intentado contar lo mas brevemente posible, aunque no hemos sabido, para que conozcáis un poco mas a este tipo, sin lugar a dudas y como podéis ver del que somos absolutos DEVOtos, no nos importa que el bueno de Seth mate uno o mil gigantes porque creara otros tan grandes y maravillosos como los que "suicide", su trabajo allá donde vaya siempre estará amparado en los designios  mas creativos y espasmódicos del post-punk y la experimentalidad, fabricados con básicas y secas lineas de notas cortas, hechas con cualquier tipo de instrumentos, siempre con una prominente carga sintética, bajo el profuso amparo de un colosal "spoken word", conceptos estos que ya ha demostrado formando parte de la fabricación de "Fight Fire", en nuestra opinión el segundo y mejor disco de Pow!, junto a Byrom Blum y Melissa Blue, y que actualmente hace de un modo aún mas vil y descarado en esa electrónica maravilla llamada Couteau latex, junto a la "voz cantante" de los suizos The Staches, Lise Sutter, proyecto en el que ya ha sacado dos descomunales 7" y del que no sabemos si habrá continuidad, aunque intuyendo la pasión de Sutton por los sonidos europeos imaginamos que si, pero ahora es el turno de este nuevo trío, del que juntándose dos talentos como el de él y el de Kyle Day, solo podemos augurar cosas increíbles, y es que era sólo cuestión de tiempo que tras trasladarse Seth a San Francisco estos dos tipos se encontraran, y como adelanto de lo que será un primer álbum grabado a medias entre Oakland y Berlin aquí tenéis el primer tema que han aireado, en una primera premezcla sin pulir y sin masterizar, pero que ya suena a pura gloria bendita, porque los cerebros de estos dos tipos parecen tan compatibles como viciados en estos sonidos... Y nosotros no podíamos dejar pasar algo así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario